Casi un verdadero podcast…

Entradas etiquetadas como “2010

TRON: ver o no ver

Hay que reconocer que pocos títulos interesantes nos llegan de Sci-Fi (Ciencia Ficción) en estos días, TRON Legacy es uno que ya hace tiempo quería ver, y la razón principal es que continúa la historia de un gran clásico del género.

Vuelve a ser producción de Walt Disney, y dirigida por Joseph Kosinski, un tanto extraño porque no tiene experiencia como tal pero creo que hace un digno trabajo.

El personaje de Jeff Bridges (Kevin Flynn) está bien, pero está lejos de ser el personaje principal del filme como si lo fue en la original, ese es, sin lugar a dudas, Garret Hedlung (Sam Flynn), lo pueden llegar a conocer por Eragon, y cumple con lo que se espera haciéndolo bastante creíble. A Olivia Wilde (Quorra) la vemos en un personaje que no es tan habitual, ya que solía ser una de las doctoras que trabajaban con House, pero lo lleva bien. Fue un placer, aunque no haga mucho en la película, tener a Bruce Boxleitner, que supo ser el Tron original. Ya es sabido que todas las actuaciones de la versión joven de Jeff Bridges son hechas en 3D, y si no se está buscando notarlo, pasa por una persona sin mucho esfuerzo.

La historia en si misma es más que aceptable, partiendo de que aceptamos la premisa de que ese mundo “existe” y todo lo que conlleva. Las actuaciones están bien, pero creo que la mención especial se llevan los que hicieron los efectos y la puesta en escena en general. Porque los efectos son el punto fuerte de la película, y es lo que los fanáticos del género íbamos a ver.

Tuvo muchos toques geniales, como usar algunas cosas de la original, la sala de videojuegos (FLYNN’S) o la mayoría de los veículos, por ejemplo. Aparte, tuvo escenas que me recordaban a cosas de StarWars, pero que no quiero contar para no arruinar las sorpresas.

En pocas palabras, me gustó y seguramente la vuelva a ver cuando salga en DVD. Cabe aclarar que si la ven en 2D no se pierden nada, pero donde la vi, solo estaba en 3D si la quería ver subtitulada.

Mi nota 4 de 5:


The Last Airbender

Luego de lo que considero varios fracasos después de Sexto sentido, M. Night Shyamalan vuelve al ruedo con esta nueva película. Esta vez creo que dio en el clavo. Con perdón de los fanáticos, pero discrepo con aquellos que consideraron que el director caricaturizó a los personajes,originalmente del animé, en la película. Hay que considerar que es casi imposible desarrollar plenamente a un personaje que se desarrolla a lo largo de veintidós capítulos, que es la primera temporada, en una hora cuarenta de película.
Ya que forzosamente se deben seleccionar aquellas partes importantes para contar la historia. Lo que sí considero es que el personaje de Sokka no es tan gracioso como en el animé, es más mesurado y centrado en lo que hace. Dicho por el director, su plan era lograr llegar a humanizar a los personajes. Y creo que lo ha logrado. Los personajes son creíbles y se empatiza rápido
con ellos, por lo menos con Aang (Noah Ringer), Katara (Nicola Peltz) y Sokka (Jackson Rathbone).
Un tema con el que concuerdo con el señor Wisdoom, es la temática tanto del animé como de la película. El hecho de que distintos reinos manejen un elemento (agua,tierra,fuego) y mezclado en esta historia el tema del honor del guerrero y el respeto por los espíritus de la naturaleza. Respeto que hace tiempo que el hombre ha perdido y que de alguna forma la película intenta rescatar. Con respecto a este tema, en la película vemos dos bandos bien diferenciados, los reinos de agua y tierra enfrentados al reino de fuego. Pero por sobre toda esta guerra, es fácil notar los valores que Shyamalan intenta rescatar: la fuerza de la amistad por sobre todas las cosas, aún en las situaciones más difíciles, el respeto y el cuidado de la naturaleza y conseguir la armonía con esta,
también lo importante que son las raíces y las costumbres ancestrales para mantener una identidad. En el lado opuesto nos encontramos con el reino del fuego, fácilmente podemos ver en las acciones y actitudes de este reino a la sociedad moderna,
explota los recursos naturales sin importar lo que le hace a la tierra, contamina con sus fábricas y chimeneas, es puramente mecanicista y tecnologicista. Los buques de guerra de este reino son de rápida asociación con las fábricas, puramente de hierro, con sus chimeneas humeantes, van arrasando todo vestigio de vida natural con tal de dominar el mundo. También hace acordar a los buques de guerra de la Primera Guerra Mundial. Ante este atropello se unen los reinos agua y tierra a los que el avatar les dio nuevas esperanzas con su reaparición. Y, hablando del avatar, vemos tanto en el animé como en la película una concepción de la vida muy relacionada a las creencias budistas, ya sea, al hablar de la reencarnación como a la hora de saber quién es el próximo avatar. La forma de elegirlo es igual a la que utilizan para designar al próximo Dalai Lama o nueva encarnación de Buda. También en el concepto de unión con la naturaleza y el manejo que se debe hacer de ella.
En el tema de los efectos visuales, son excelentes, la fotografía es muy buena y nos sumerge en un mundo cien por ciento oriental. Incluso en las técnicas para manejar los elementos, se ve mucho de los movimientos del kung fu y del tai chi. Un único detalle: me extrañó ver a un dragón chino con alas, pero bueno, esas son exquisiteces.
Esta película está dividida, al igual que el animé, en tres libros o partes, la primera es el libro uno: agua, la segunda es el libro dos: tierra y la tercera es el libro tres: fuego. Cada una coincide con los elementos que Aang irá aprendiendo en su camino a convertirse por entero en el avatar, recordemos que él ya domina el aire.
El libro dos, tierra, desarrolla la historia ya pasado un año desde que Katara y Sokka descubrieron al avatar. El libro tres, fuego, sucede tres años después y es la ofensiva de los reinos agua y teirra contra el reino del fuego, en la batalla definitiva por derrocar al señor de ese reino.
Hasta ahora escuchamos hablar del avatar, pero ¿qué es un avatar? Un avatar es un enviado de los dioses, con ciertos poderes, cuya misión es cumplir la voluntad de los dioses entre los mortales, también actúa de nexo entre estos y los primeros. Si lo asocian con algún personaje histórico, a mi criterio, es correcto.
El último maestro aire: una película totalmente disfrutable, que en realidad va a parecer demasiado corta, pero más allá de los efectos especiales que ostenta, tendríamos que rescatar la filososfía que promueve: una defensa de la naturaleza, aceptación de todos como iguales, la amistad como el mayor valor, la unión de pueblos disimiles por un bien común y la idea de que nuestro cuerpo es solo un recipiente que contiene algo más valioso y eterno que vivirá por siempre más allá de lo material. Conceptos que los occidentales han olvidado y que no estaría mal volver a recordarlos.

Lord Valmont


kaddabra kaddabra

Si quieren ver una película entretenida y olvidarse de las angustias de la vida, les recomiento la nueva producción del   director Jon Turteltaub y protagonizada por Nicolas Cage: El Aprendiz de Brujo. Realizada por la compañía Disney, nos presenta una historia con un buen despliegue de efectos especiales y un argumento conocido. Es la clásica historia del maestro que busca un aprendiz y una vez encontrado, este joven iniciado en la magia, deberá sortear innumerables pruebas en su camino a la perfección en su arte. Si alguno de ustedes ha visto Percy Jackson y el ladrón del rayo, El aprendiz de brujo les hará recordar esa película, ya sea por su estética, por el trío de amigos que se forma, por la historia en sí (un joven héroe que se inicia en el camino a convertirse en guerrero o mago y que es respaldado por un tutor), o ya sea por algunos efectos cuando se realizan hechizos.

Esta producción cuenta con la actuación, además de lla de Cage, de Alfred Molina, excelente actor que supo hacer del doctor Octopus en Spiderman 2,  le agrega a su personaje su idiosincracia dándole un aire entre cómico, malvado y sarcástico. En lo que respecta a Nicolas Cage, si bien no me convence mucho en el papel que desempeña, me gustó el toque irónico que le otorga a su personaje, dándole  frescura a la típica imagen del maestro que le enseña a su aprendiz. Sobre Jay Baruchel  (el aprendiz), sale del papel del héroe perfecto que es el elegido para salvar al mundo, se acerca más, a mi criterio, a Spiderman, un ratón de laboratorio que se ve empujado de golpe a situaciones que escapan a sus posibilidades, pero que en su camino logran madurar y hacerse responsables de los actos que realizan. Como le decía el Tío Ben a Peter Parker: “Con todo gran poder viene una gran responsabilidad”. Dave (Jay Baruchel) termina aprendiendo la misma lección: la magia puede corromper, pero también hacer el bien. Este es uno de los objetivos que pretendía Nicolas Cage al aceptar este papel, no demonizar la magia y presentarla como una herramienta para mejorar el mundo.

Pequeñas críticas que en lo personal se le pueden realizar a la película son por ejemplo el hecho de que el primer mago que aparece en la escena del Barrio Chino, es vencido rápidamente, también, la niña bruja que es invocada por Horvath (Molina) cumple una simple misión y “desaparece”, luego del trabajo que le insumió al malvado mago invocarla. Un último detalle, me hubiese gustado ver alguno de los magos que se comienzan a invocar en el ritual final de la película.

Más allá de estas exquisiteses de mi parte, es una película divertida y refrescante con un buen toque de humor y buenos efectos especiales.

Saludos a todos los cinéfilos

Lord Valmont


La realidad. ¿qué realidad?

La realidad,Sancho,depende del punto de vista de cada uno.” Le dijo Don Quijote a su amigo. Y esto nos lleva a la nueva película de Christopher Nolan y Protagonizada por Di Caprio: Inception. Si bien se pueden apreciar en la película influencias de, por ejemplo, La Celda, película protagonizada por Jennifer López, donde la actriz encarna una policía que, junto a su compañero, deben ingresar al subconsciente de un delincuente (encarnado por Vincent Donofrio) a través de una máquina experimental, para descubrir el paradero de una de sus víctimas. Matrix, en algunas secuencias de lucha y en algunos conceptos. Y finalmente Piso 13, donde científicos crean una realidad alternativa, la cual visitan, pero a su vez ellos también habitan en una realidad creada por otro científico. Todos estos elementos se reúnen en la nueva producción de Nolan, la cual puede (y no discrepo) recibir innumerables críticas con respecto a los clichés utilizados en numerosas películas. Pero más allá de lo que se pueda argumentar con respecto a los recursos que utilizó Nolan, como las influencias a las que hacía referencia, los clichés, el final (que me niego a revelar), la película apunta a un mensaje, creo yo, bastante concreto, se podría pensar que el canal, en este caso la película, no es tan importante como el mensaje que transmite.

Un guión y un argumento bastante simples, desborde de efectos especiales, sonidos que crispan los nervios (a los que haré referencia más adelante), confluyen para que nosotros, como espectadores, nos cuestionemos nuestro propio subconsciente.

Lo que, en lo personal, me transmitió la película, es que hay experiencias o secretos que deben permanecer ocultos o enterrados y que si se sacan a la luz, se pueden transformar en una obsesión, claramente es lo que le sucede al protagonista. También se puede ver que hay recuerdos que, una vez pasado el tiempo de duelo, se deben dejar libres, y si tratamos de aferrarnos a esos recuerdos, estos se convierten en una prisión que nos hace vivir en un sueño y no nos permite vivir en la vida real, ahogándonos y obsesionándonos.

En cuanto al sonido estridente que aparece en algunas escenas, es explicable si lo asociamos a las distorsiones que aparecen en otras realidades alternas, como en Matrix, cuando hay un cambio en la realidad, este se presenta como un deja vú, el cambio se presenta como algo que no está relacionado con el entorno. Aquí, el sonido, identifica o señala al soñador que algo en su sueño ha cambiado o que hay un elemento ajeno a su sueño que no debería estar ahí. En definitiva, se podría tomar como un mecanismo del inconsciente ante un elemento invasivo.

Una película llena de acción y tensión que por momentos nos mantiene agarrados de las butacas, buena fotografía y efectos visuales, un buen mensaje que nos hace cuestionar nuestra propia mente, un guión que por momentos deja un poco que desear, pero un film disfrutable, dos horas veinte que no llegan a pesar, sino que pasan bastante rápido.

Al final, bueno… saquen sus propias conclusiones.

Lord Valmont